MI OPINION SOBRE LOS LÁCTEOS

Una de las preguntas que más me hacen es sobre si los lácteos son buenos o no y es que es un tema en el que hay demasiada controversia y bueno mi respuesta a esto es: DEPENDE. 

Depende primero de la calidad de los lácteos y después de si la persona es intolerante a la lactosa, sensible o alérgica a la proteína de la leche de vaca a lo cual, en este caso, la respuesta es no. No debes consumir un alimento que te cause alergia, sensibilidad o intolerancia porque esto te provocará inflamación entre otras cosas… Pero, si no es el caso, para mí, el consumo de lácteos de buena calidad esta bien.

Cada vez escuchamos más que los lácteos son los causantes de varias enfermedades que van desde alergias hasta cáncer y bueno como ya lo dije anteriormente hay de lácteos a lácteos, si las vacas están confinadas sin ver jamás el pasto, son alimentadas con soya, desperdicios de animales o dulces (si, dulces por increíble que parezca, a algunas se les da el desperdicio de m&m´s entre otras cosas) y son suministradas con hormonas para producir más leche y antibióticos pues no hay que pensarle mucho para saber en dónde termina todo eso… obvio en nuestro cuerpo.

Pero, si los lácteos son enteros, vienen de animales de libre pastura (que se alimentan de pasto principalmente y granos en pequeñas cantidades) para mí, son un gran alimento.

Yo usó el sentido común: Los lácteos se han consumido desde hace muchísimos años, la diferencia es que antes la leche era bronca y orgánica, entregada por el lechero a la puerta de tu casa y el cáncer por ejemplo, era casi inexistente (mi abuelo tiene casi 97 años y ha tomado leche bronca desde que me acuerdo) y en las llamadas “blue zones” donde la gente vive tantos años y en excelentes condiciones, se consumen lácteos de buena calidad, como leche de cabra de pastura, quesos elaborados por ellos, y fermentados como yogurt y kéfir.

El argumento de que somos el único animal que toma leche de otra especie no me convence, pues si, así es, pero también somos el único animal que piensa y que se nos ocurre aprovechar todo lo proveniente del animal, como su leche, es como si decimos que entonces tampoco debemos cocinar los alimentos o vestirnos porque ellos no lo hacen, me parece igual de ilógico.

Además, con esta tendencia de no consumir lácteos, la gente se ha volcado hacia el consumo de leches vegetales y el problema con estas es que, no proveen todos los nutrientes que los niños pequeños necesitan. Si son alérgicos a la proteína de la leche de vaca, la soya no es para nada una opción recomendable, en especial para ellos, aun siendo orgánica ya que el cuerpo la reconoce como estrógenos y en el caso de que se les de leche de coco o almendra, estas deben hacerse en casa ya que la leche de almendra por ejemplo contiene aproximadamente un 2% de almendra y el resto son gomas y espesantes como la carragenina, que además de ser cancerígena, es muy dañina para el sistema digestivo.

La leche de vaca debe consumirse bronca ya que con la ultra pasteurización y homogenización se matan enzimas y bacterias benéficas, destruyen nutrientes y vitaminas como la C y la B.

La leche ultra pasteurizada, está asociada a varias condiciones como alergias, caries, cólicos en bebes, osteoporosis, artritis y problemas cardiacos. Y entre más procesos tenga la leche (light, deslactosada etc…) la hace aun peor.

Por el contrario, la leche bronca o “raw milk”, mantequilla o ghee, y lácteos en general, enteros, sin pasteurizar de animales de libre pastura o “grass fed” son una excelente fuente de vitaminas A, D, E y K y de grasa saturada y colesterol, necesarios para el crecimiento, reproducción y sistema inmunológico y una adecuada función cerebral, pulmonar y renal.

A mucha gente le preocupa que la leche bronca y lácteos sin pasteurizar puedan tener bacterias, pero las practicas ya no son como en 1920 cuando surgió la pasteurización, ahora se tiene mucha tecnología y un mucho mejor manejo, aun así, la leche se puede hervir por 20 minutos para eliminar alguna bacteria que pudiera tener.

Yo les doy a mis hijos leche de vacas grass fed, procesada en frio por lo que las propiedades de la leche siguen intactas y es el equivalente a una leche bronca; en ocasiones les doy leche de cabra (la cual es más fácil de digerir) proveniente de la granja de una amiga, a la que ella ordeña personalmente. La leche bronca la uso para alimentar a mis búlgaros para hacer kéfir de leche (ya que estos matan cualquier patógeno que pudiera tener la leche).

Las personas que son intolerantes a la lactosa a veces toleran bien el kéfir, ya que los búlgaros se alimentan de lactosa, dejando al kéfir libre de esta y el ghee, el cual es una mantequilla clarificada a la que se le ha removido los sólidos de la leche y ha quedado solo la grasa, libre de lactosa y caseína por lo que en ocasiones incluso puede ser consumido por personas alérgicas, además de que es super nutritivo y riquísimo.

En conclusión, mi recomendación es: si toleras bien los lácteos y sabes que no eres sensible o alérgico, puedes consumir lácteos; enteros, de vacas grass fed, conoce a los productores, pregunta que le dan de comer a las vacas, como viven, etc. Y consume local, pues el trayecto será mucho más corto hacia tu mesa y además apoyaras a pequeños productores locales.