HEALTH COACHES, MODA O NECESIDAD?

Decidí escribir mi primer post sobre esto porque, aunque cada vez escuchamos más este término, mucha gente no sabe de qué se trata o confunde el significado y cree que al igual que las nutriólogas, nos enfocamos en dar dietas o en bajar de peso a la gente.

Las health coaches tenemos un enfoque holístico, nuestra labor consiste básicamente en ayudar a la gente a cambiar tanto sus hábitos de alimentación como de vida en general. Dando tips, recetas y consejos como que alimentos es bueno incluir y cuales evitar, donde comprarlos, acompañarte al súper para ayudarte a leer etiquetas, ayudarte a revisar tu despensa o recomendarte técnicas de manejo del estrés, entre otras.

Yo siempre les digo que yo no doy dietas, primero porque no soy nutrióloga, pero además porque no creo en ellas; creo que es más importante enfocarte en la calidad de los alimentos que en la cantidad de calorías, no es lo mismo 500 calorías de un pedazo de carne con verduras a la mantequilla que un pedazo de pastel, por ejemplo. La idea es enseñarte a comer limpio la mayor parte del tiempo, pero implementarlo como un estilo de vida, no porque “estés a dieta”.

Hace poco vi que muchas nutriólogas a las que sigo en redes sociales publicaron su título como parte de una iniciativa internacional y hasta percibí un poco de molestia de su parte porque muchas health coaches, que “solo estudiaron un año en línea” y porque se puso de “moda”, decían, están dando dietas y metiéndose en donde no les corresponde y bueno hasta cierto punto creo que tienen razón, ellas estudiaron al menos durante 4 años para poder entender muchos problemas metabólicos y dar la dieta correcta para personas no solo sanas, si no también obesas o con varios padecimientos y sí, creo que en esto las health coaches no debemos de meternos porque no estamos preparadas para ello pero también es una realidad que hay muchas nutriólogas que no están actualizadas y que para bajar de peso mandan ciertos alimentos que si bien son bajos en calorías, no son recomendables para la salud.

Yo alguna vez fui con una nutrióloga y me mandaba para desayunar claras de huevo o cereal Special K con yoghurt vitalinea y me prohibía el aguacate, cuando ahora ya sabemos que el huevo hay que comerlo completo, que los cereales de caja y el splenda no son buenos para la salud y que las grasas buenas como la del aguacate son indispensables y aún existen algunas que siguen mandando este tipo de dietas.

Y ahora voy con una health coach (aunque yo soy health coach) que esta súper preparada, que todo el tiempo está leyendo, estudiando y actualizándose, que supo que yo tenía un problema de disbiosis (desequilibrio en la flora intestinal) y me dio un protocolo que me ayudo a sanar mí intestino, que me ha enseñado desde recetas que se han perdido y utilizaban nuestros abuelos, de gran valor para la salud, hasta remedios naturales para curarle una gripa o un dolor de panza a mis hijos y esto no lo aprendió en un curso de un año, si no en varios cursos y muchas horas de investigación y estudio.

Creo que hay nutriólogas muy valiosas y que cada día están actualizándose y aprendiendo más, otras que no lo están, así como health coaches muy preparadas y que saben bien hasta donde llega el alcance de su práctica, como otras que no lo están y que se están metiendo en lo que no son sus terrenos y que desgraciadamente han hecho más mal que bien.

Pienso que esto no es una “moda” si no el resultado de que las enfermedades crónico degenerativas, autoinmunes, la obesidad y el cáncer van al alza y que, de seguir así, el sistema de salud va a colapsar.

Creo que debemos de unir esfuerzos nutriólogas, health coaches y médicos cada quien dentro de su papel para crear una cultura de prevención de enfermedades y no de tratar de curar ya que el daño está hecho como se ha venido haciendo hasta ahora.